DOLOR ARTICULAR



LUMBALGIA

La Lumbalgia es el dolor que se produce en la región inferior de la espalda, causado por alteraciones de las diferentes estructuras que forman la columna vertebral: ligamentos, músculos, discos intervertebrales y vértebras. Cuatro de cada cinco deportistas sufre de dolor de espalda en algún momento de sus vidas, y no es de extrañar, ya que todo el peso de nuestro cuerpo superior es soportado por 24 pequeñas vértebras, 5 de la cuales están en la región inferior o lumbar. Las vértebras de esta región son las más grandes y las que soportan un mayor peso.

Dentro de la columna son las regiones lumbar y cervical las de mayor movilidad y en ellas se localizan con mayor frecuencia la sintomatología dolorosa, tanto por desgaste como por degeneración del disco intervertebral y por compresiones y pinzamientos de la interlínea articular o de las raíces nerviosas. También son regiones propensas a la aparición de protusiones discales.

La lumbalgia aparece por diversos motivos, como tener una cierta inactividad o una mala forma física, hacer movimientos bruscos, una mala posición lumbar, en especial en trabajos en donde se tiene que estar mucho tiempo tanto de pie como sentado.

Causas

- La ausencia de calentamiento antes de realizar actividad físico-deportiva, y/o de estiramiento son también causas para que se presente cualquier tipo de problemas.

- Sobrecarga en el entrenamiento

- Inactividad física prolongada. Periodos largas sentado o de pie

- Gestos repetitivos o bruscos de hiperextensión en la columna

- Hernias discales, Espondiolistesis (cuando las vértebras se fracturan en sus anclajes permitiendo que se corran hacia atrás o hacia adelante)

- Tensión emocional

TRATAMIENTOS

- Rayos infrarrojos

- TENS-estimulación eléctrica transcutánea, que permite (por medio de corriente) hacer masajes deportivos y estiramientos que logren acomodar las vértebras sin necesidad de emplear técnicas quirúrgicas

- Acupuntura

- Manipulaciones (movilizaciones pasivas de la columna).

- Tracciones de la columna (solo por especialista).3 a 5 veces por semana en sesiones de 20 minutos y con fuerza variable

- Analgésicos como paracetamol o aspirina a dosis bajas, o antiinflamatorios según la intensidad del dolor.

CIÁTICA
La ciática es un trastorno nervioso que causa dolor en la parte baja de la espalda y las piernas. Su nombre proviene del nervio ciático, el más largo y ancho del cuerpo. Este nervio comienza en varios niveles de la columna vertebral y se extiende hacia la rodilla, se divide en dos pequeñas ramas las cuales continúan hacia el pie. Su largo curso y gran tamaño hacen al nervio ciático particularmente vulnerable a la presión o daño, provocando dolor.


PREVENCION

Es importante la educación postural, que nos ayudará a prevenir nuevos episodios de dolores lumbares:

- Siéntate en asientos con respaldos rectos o con bajo apoyo para la espalda. Mantén las rodillas un poco más altas que las caderas. Usa un taburete o reposapiés para levantar los pies.

- Si tiene que permanecer de pie durante períodos largos, descanse 1 pie en un taburete para aliviar la presión en la parte baja de la espalda. Cada 5 a 15 minutos cambia el pie que está descansando sobre el taburete.

- Procurar, siempre que podamos, mantener el vientre bajo (suelo pélvico) con una ligera tensión, evitando tener el vientre flácido, ya que eso sobrecarga los lumbares. Es como cuando “metemos tripa” para ponernos unos pantalones.

- Al salir y entrar en el coche, mantener tono en los abdominales, para que no sufra la espalda. Un acto tan cotidiano supone una agresión pequeña pero constante a nuestra espalda

- La mejor manera de dormir es de lado con las rodillas dobladas. También puedes poner una almohada entre las rodillas.
No duerma boca abajo a menos que se ponga una almohada debajo de las caderas. Use un colchón firme. Si su colchón es demasiado blando use una tabla de madera contrachapada bajo el colchón para dar más soporte.

- Al estornudar o toser fuertemente, los músculos de nuestra espalda se contraen bruscamente, es por ello que siempre se debería hacerlo de frente, nunca con nuestro cuerpo girado.

- Para los padres con niños pequeños, es recomendable sostener al bebé de una forma simétrica, cogiendo al niño con ambos brazos en el centro del cuerpo, ya que de otro modo, nuestra espalda deberá compensar pesos y se resentirá tarde o temprano

- Al levantar pesos, doblar las rodillas para que la fuerza se haga con éstas, nunca con las piernas rectas (esta posición es muy frecuente). El objeto levantado debe colocarse cerca del cuerpo (tronco)

- Usar zapatos confortables con poco tacón.

La natación es muy recomendable para fortalecer la espalda, pero hay que “nadar bien”, esto es: calentar antes de nadar (cuello, hombros, brazos, espalda, cintura y piernas) y nadar con el cuerpo bien estirado, controlando los movimientos que hacemos para coger aire, no retorciendo el cuerpo ni girando el cuello en exceso. El estilo croll es el más recomendable, o espalda, pero cuidando no forzar el cuello. El estilo braza no es el más adecuado para dolencias de espalda, ya que carga generalmente los lumbares.

El Pilates, junto con el yoga, es quizás la disciplina que más nos va a ayudar a reforzar nuestra espalda de una manera saludable, ya que siempre se conserva una postura correcta mientras ejercitamos nuestro cuerpo.

SINDROME DEL TUNEL CARPIANO O DEL RATON

Con la vuelta al trabajo también regresan los dolores de cabeza, espalda o articulaciones. Desde hace pocos años, las bajas causadas por movimientos repetitivos en el área laboral han aumentado drásticamente. Estos problemas, a los que se les llama Desordenes de Trauma Acumulativo (CTD), se producen de manera alarmante en todo tipo de lugares de trabajo, desde plantas de empaquetado de carne hasta en rotativas de periódicos.
Según las últimas estadísticas en esta materia, "los desórdenes asociados a traumas repetidos" representan alrededor del 46% de todas las enfermedades ocupacionales, y cuestan a las empresas alrededor de 800 millones de euros. Entre ellas, las bajas más frecuentes son causadas por el "Síndrome del Túnel Carpiano".

¿Qué es el Síndrome del Túnel Carpiano?

El "Síndrome del Túnel Carpiano" (STC) es una patología que afecta a la mano, provocada por una presión sobre el nervio mediano a nivel de la muñeca. Esto produce síntomas como adormecimiento y hormigueos en la mano (especialmente en los dedos pulgar, índice, corazón y mitad del anular).
Puede existir dolor, que se limita a la mano y muñeca, pero que en algunas ocasiones se irradia hacia el antebrazo. El STC con frecuencia despierta al paciente por la noche, y los síntomas pueden aparecer con actividades como conducir un vehículo, escribir, manejar prolongadamente un ratón o ante situaciones de frío o humedad, que se verán aliviados hasta en un 75% por la aplicación de rayos infrarrojos

Tres formas de mantener a raya este Síndrome

1ª.- Estira el brazo derecho al frente, paralelo al suelo. Utilizando la mano izquierda, sostén la punta de los dedos de tu mano derecha y apriétalos ligeramente hacia atrás en dirección a tu rostro. Mantén el estiramiento por espacio de 10 segundos. Realiza una serie de 10. Repite con la otra mano.
2ª.- Colócate de pie, y recto frente a un espejo. Une las manos a la altura del pecho, como si estuvieras rezando. Mantén planas las manos y presiona una palma contra la otra. Para un mayor estiramiento, baja las palmas pero mantén los codos en su lugar. Mantén el estiramiento durante 20 segundos. Realiza una serie de 10.
3ª.- Maniobra Phalen inversa: De pie, con los brazos paralelos al suelo. Une la parte superior de las manos, con los dedos apuntando al suelo. Eleva las muñecas tratando de mantener unidas las manos. Mantén el estiramiento por espacio de 10 segundos. Haz el ejercicio cinco veces

 CALOR O FRIO SOBRE UNA ZONA DOLORIDA

Muchas veces, ante una lesión, no tenemos claro si aplicarnos frío o calor en la zona afectada.:

Frío

Se utiliza principalmente para lesiones puntuales, recientes en las que la inflamación es un problema. El tratamiento con hielo también puede utilizarse en lesiones crónicas, como las lesiones de sobrecarga en atletas, para controlar la inflamación (nunca antes de la actividad)

Calor

El tratamiento con calor debería ser usado para lesiones crónicas que se vean agravadas por el frío o la humedad, para relajar la los tejidos y estimular el flujo sanguíneo. No usar calor durante períodos prolongados, ni después de la actividad física (una excepción podría ser la zona lumbar después de una sesión de esquí o snow, por ejemplo, ya que el uso de calor infrarrojo con una faja lumbar reduciría las molestias de quedarse frío o en una postura estática después de ese ejercicio prolongado)

El dolor articular puede ser tratado para aliviar los sintomas mediante nuestras prendas calefactables con calor infrarrojo, la ropa calefactable heatsport te ayudará a mejorar tu estilo de vida.